msgbartop
¡Pocoyízate, Borja, pocoyízate!
msgbarbottom

29 sep 05 Reconciliándote con una ciudad

Sevilla es de la clase de ciudades a las que puedes amar sin límite por uno o dos motivos, y odiar hasta que se te abrase el alma por cientos de ellos. Quitando el casco histórico, algo de Triana y poco más, es una ciudad fea, ruidosa, sucia, con un tráfico endiablado, con un descontrol que raya en la demencia, una forma de ser de la gente que para la mayoría de las cosas es maravilloso, pero que hace que a veces tenga unas actitudes que te den ganas de darles de patadas en la boca, con unas instituciones a medio camino entre el chiste y la casa que enloquece de las Doce Pruebas de Astérix. Y sin embargo…

Sin embargo, tiene maravillosos detalles que hacen que te olvides de todo lo anterior, y en cuestión de segundos te reconcilies con ella. Pequeñas joyas, ocultas a la vista, que casi no existen; basta sólo mencionarlas para que parezca que se van a desvanecer en el aire de la mañana, como un bonito sueño que descubres que sólo es eso, un sueño.

Una de esas joyitas la encontré ayer por la mañana en el Parque de María Luisa. Venía de pelearme con medio funcionariado del SACU, y con un mosqueo de tres pares de narices por haber estado toda la mañana de arriba para abajo sin conseguir finalmente nada. Decidí pasar por el centro del parque, para relajarme un poco, y guarecerme del achicharrante sol sevillano, más de verano que ya de otoño. Y allí lo encontré.

Una fuentecita, con algunos bancos recubiertos de azulejo, todo el conjunto rodeado de una frondosa vegetación. Y en la fábrica de la fuente, unas repisas, también recubiertas de azulejo. Y allí, libros. Podías llegar, coger uno tranquilamente, y sentarte a leer, como quien no quiere la cosa, allí, a salvo del mundanal ruido, alejado del odioso tran-tran de vida de hoy en día.

Pero lo mejor de todo era el ex-libris que todos ellos tenían: Para el disfrute de los paseantes del parque.

Sevilla, a veces te odio, pero hoy: ¡te quiero!

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Comparte este artículo:
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • StumbleUpon
  • Delicious
  • Google Reader
  • LinkedIn
  • BlinkList

Comentarios de los lectores

  1. |

    Yuri, sabes que entre esto y el “si me muero, tiene que ser en Sevilla” no hay ni dos pasos, ¿no? Jajajajaja. No, hombre, que es broma. Me alegro mucho de que hayas encontrado el lado amable de la ciudad, que siempre se necesita.
    Y perdón por la gente que “tenga” que morirse en Sevilla, pero yo, cuando me muera, lo que menos me importará será dónde, porque en ese momento no creo que me ponga a mirar el paisaje precisamente :P

    VA:F [1.9.20_1166]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    Responder a este comentario

Deje un comentario







+ 3 = siete