msgbartop
La Lógica es maravillosa, pero a veces se obtienen mejores resultados pensando
msgbarbottom

07 ago 23 Portalén a vista de dron (16/04/2023)

Grabación de Portalén, en Monte Seixo (Forcarey – Forcarey, Pontevedra), efectuada con un dron DJI Mini 3 Pro el 16/04/2023.
Música:
Enemy by Alex-Productions | https://onsound.eu/
Music promoted by https://www.free-stock-music.com
Creative Commons / Attribution 3.0 Unported License (CC BY 3.0)

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , , ,

06 ago 23 Rodando por el parque eólico – Monte Seixo – A vista de dron (16/04/2023)

Grabación del recorrido en bici efectuado con Fernando y Slava el 16/04/2023 por la pista del parque eólico de Monte Seixo, tomada a vista de dron. Realizada con un dron DJI Mini 3 Pro.
Música: SoundCarousel, de Pixabay

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , , ,

09 dic 22 Etapa ciclista: Forcarey – Neveras de Fixó – A Madalena (08/12/2022)

El jueves 8 de diciembre, aprovechando el festivo, salí a rodar en una etapa vespertina por las cercanías de Forcarey. Había querido salir a rodar por la mañana, pero el día se había presentado lluvioso, y según la previsión meteorológica la tarde iba a estar mejor que la mañana. Así pues, salí a rodar pasadas las 16:15h, y hasta el momento, la previsión no engañaba. Tenía ganas de ir a las Neveras de Fixó, que recientemente habían sido limpiadas de maleza, y quería ver qué tal se encontraban. Salí a rodar con la Super BH L6000 gravel 2, a la que también había hecho cambios hacía poco: unas pastillas de freno Shimano Ultegra, para intentar mejorar la potencia de frenado, además de restituir las anteriores manetas.

Empecé a rodar subiendo por carretera hasta el desvío de A Ponte, a donde bajé rápidamente. De momento, los frenos parecían comportarse bien, pero sin grandes alardes. Seguí hasta Casanova, y empecé a subir por monte, para pasar por las cercanías de Cachafeiro, pero sin entrar en él. La subida fue ardua, ya que el terreno se encontraba bastante húmedo, pero sin encontrar acumulaciones de barro. No por ello, deja de ser una buena patada en el pecho, con rampas de hasta el 15%. Y ahí fue cuando empezó a llover. :mrgreen: Al menos, fue poca cosa, cuestión de unos minutos. Viendo que la cosa no se ponía serie, continué rodando, en vez de dar la vuelta.

Llegué hasta la carretera de Lalín, que crucé, para continuar por asfalto hacia Fixó. Ahí volvió a chispear en algunos momentos, pero nada especialmente molesto. Lo que sí era preocupante es que la tarde no dejaba de estar cubierta, y la luminosidad era algo escasa. Una vez en Fixó, empecé el ascenso hasta las neveras. Con un problema añadido: notaba que el sillín se había desplazado un poco hacia atrás, e iba algo más bajo e incómodo de la cuenta. SIn poder hacer nada, ya que hubiera necesitado una llave fija para poder aflojar la tuerca y ajustar el sillín, no me quedó otra que subir. Los dos kilómetros de subida hasta las neveras se me hicieron pelín largos, pero a la postre se trató de agachar la cabeza, y seguir de frente. Una vez arriba, me encaminé hasta las neveras en sí. El entorno estaba poco más o menos igual, pero la labor de limpieza de las neveras, sobre todo de la segunda, era bien claro.

IMG_20221208_172714460
IMG_20221208_172719752

Aproveché un rato para descansar, y ya de paso tomar unas tomas con el dron de ambas neveras:

Y ahí fue donde empezó a llover de verdad. Nada copioso, pero sí constante. Dejé atrás las neveras, y me dirigió hacia Vilariño. Giré a la derecha por donde se encuentra la señalización para la mámoa que hay entre los generadores. Ese tramo de pista había sido acondicionado recientemente, y me permitió enlazar con la pista de los generadores sin mayor inconveniente. Y una vez en la pista, vi dónde me estaba metiendo.

IMG_20221208_173844711
IMG_20221208_173849395_BURST001

O no. Estaba en las propias nubes de lluvia, e iba hacia lo peor de la tarde. Pero, la verdad, no me apetecía dar la vuelta. Seguí avanzando hasta dar con un cruce donde había un cazador. Me comentó que por la derecha bajaría directo a Vilariño, mientras que por la izquierda sería algo más largo, y saldría más bien en La Portela de Lamas. Aunque mi idea era ir por la izquierda y explorar una bajada hacia Soutelo, el día no estaba para exploraciones, así que bajé a Vilariño. Y ahí se demostró que los frenos seguían sin estar finos. Con pista mojada y lluvia, la capacidad de frenado se veía bastante disminuida. Aun así, mejor que lo de la vez anterior, pero siguen sin ser completamente confiables.

Según llegué a Vilariño, bajé hasta la carretera. Ahí podía optar por volver por Fixó, pero como ese tramo de carretera tiene mucha subida y bajada, era más rápido seguir a la Madalena, y volver por la carretera de Cachafeiro. Así lo hice. A esas alturas ya había tenido que encender la luz delantera (mi veterana Lupichin). Seguí sin mucho trastorno, aunque sí con bastante agua, hasta Sanguñedo, y desde ahí, continué por la Madalena, pasando junto al circuito, para desembocar en la carretera de Soutelo a Cachafeiro a la altura de Vilar. Desde ahí fue cuestión de volver, prácticamente en suave descenso todo el rato, hasta la Freixeira y Cachafeiro, y por último, enlazar con el Lérez y subir de nuevo a Forcarey. Un par de horas de etapa, donde acabé como una sopa, pero que era exactamente lo que necesitaba.

Datos de la etapa

  • Distancia: 24’292km
  • Distancia (según el GPS): 24’28km
  • Altitud ascendida: 584m
  • Tiempo de etapa: 1:35:54
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 1:57:41
  • Pulsaciones medias: S/D
  • Pulsaciones máximas: S/D
  • Cadencia media: 69
  • Cadencia máxima: 95
  • Calorías consumidas: 1467kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , ,

18 nov 22 Etapa ciclista: Forcarey – Monte Seixo – Cerdedo – Forcarey (12/11/2022)

El sábado 12 de noviembre realicé la primera salida en Forcarey de la temporada otoño-invierno de 2022. :mrgreen:
Y es que estoy de vuelta por Galicia, merced al trabajo de Ana. Lo que no está nada mal. Después de la etapa anterior en Santiponce, estaba con ganas de algo diferente: no tanto una kilometrada como algo con bastante subida, y qué mejor plan que hacer una subida a Monte Seixo. Pero a diferencia de las anteriores, iba a salir desde Forcarey. No en balde, tenía todo el sábado libre: Ana se iba a encontrar haciendo una jornada de formación del profesorado en Santiago de Compostela, así que no iba a ir con restricciones horarias. Todo el día para hacer el salvaje. Así que planifiqué un recorrido que uniera Forcarey, Monte Seixo, y la vuelta por Cerdedo. Más de 1000 metros de desnivel acumulado. Iba a ser divertido.

Pero tampoco se trataba de reventar, escogí para la etapa la Super BH L6000 Gravel 2 que restauré hace algunos meses. Algo que permitiera rodar ligero. Le hice un par de modificaciones antes de salir: le cambién el sillín de paseo por un Medicus de MTB (buen cambio), y reemplacé las manetas de freno por unas Avid de montaña. Muy, muy, muy mala idea. Pero no adelantemos acontecimientos.

Salí de Forcarey a las 9 de la mañana. Empecé la etapa en descenso, bajando por carretera hasta el Lérez, para después emprender la subida a Cachafeiro. Primer problema. La bici frenada poco. Había cambiado precisamente las manetas por eso mismo, para ver si mejoraba, pero más bien al contrario, parecía ir peor. Y yo tampoco iba muy bien en la subida. Todo el verano en Sevilla, con pocos desniveles, me habían sacado de forma. Pero daba igual, la cosa era disfrutar. Crucé Cachafeiro y continué hacia Soutelo por la carretera. El día estaba frío a la par que despejado. Bueno para rodar. Llegué al polígono de Vilapouca, crucé la Nacional, y seguí por la carretera de Presqueiras. La subida, bien. Es una tachuela con subida constante, con la que no hay que cebarse demasiado si pretendes hacer 45 kilómetros largos en el día. La pronunciada bajada que hay después fue otra cosa. ¡Iba sin frenos! Bueno, con muy pocos frenos, teniendo que hacer una fuerza considerable para reducir la velocidad de la bici. En fin, la mejor manera de frenar la bici era tomar cuanto antes una cuesta arriba. No es que en Galicia no las haya, pero no se trata tampoco de la mejor idea del mundo. En fin.

Tras la bajada, seguí hasta San Miguel de Presqueiras, y una vez allí, subí hasta la iglesia, para dejar por fin atrás el asfalto. Empecé la subida de Monte Seixo, finalmente por pista. Llegué a las primeras indicaciones de la mina, y giré a la derecha, para dirigirme hacia Carballás. Fue en este tramo -sobre todo, tras pasar el río- donde disfruté de los mejores tramos para recorrer en una gravel.

IMG_20221112_101149622_HDR~2.jpg

Tras un breve descenso, llegué a Carballás. Hice una pequeña parada junto al pilón y el cruceiro que se encuentra en medio del pueblo, y me preparé para la verdadera subida del día. Aunque, bueno, a esas alturas llevaba ya 15 kilómetros de etaoa, 450 metros de desnivel acumulado, y un buen rato de sube y baja entre pecho y espalda. Que, como calentamiento, no estaba nada mal.

IMG_20221112_101545760.jpg

Salí de Carballás en subida, enfilando la carretera de Monte Seixo. Sin prisa, pero sin calma. Eran casi 5 kilómetros de ascenso con rampas del 14%. La gravel se portaba estupendamente bien, y el sillín de MTB se adaptaba mucho mejor a mi estilo de pedaleo que el anterior. Era cuestión de tomárselo con calma. Pasé un puesto de cazadores que se encontraban a pie de carretera, y seguí subiendo. La carretera no dejaba de soltar agua, merced a las semanas de lluvia casi constante que habíamos tenido. No en balde, era casi el primer día sin lluvia desde mediados de octubre.

No tardé en llegar a la subestación. Mi idea era parar un poco para descansar, antes de seguir con la etapa. Pero la verdad es que me encontraba bastante bien, así que seguí rodando, dejando atrás la carretera, y continuando por la pista de grava fina. De nuevo, un tramo que iba de perilla a la bici. Al final, acabé llegando a Portalén, donde paré a tomar un refrigerio, y las fotos de rigor.

IMG_20221112_111924258.jpg
IMG_20221112_112724479.jpg

De nuevo en marcha, descarté volver por el mismo camino, ya que me encontraba bien de forma, y seguí adelante con el plan previsto: ermita de Santa María, Cima de Vila, La Cavadosa, Cerdedo y vuelta a Forcarey. Iba a ser divertido. Estaba justo en la mitad de la etapa, pero con lo peor ya hecho. Seguí adelante por la pista, y no tardé en llegar a la ermita de Santa María, donde pude disfrutar de unas vistas estupendas de todo el entorno.

IMG_20221112_113331426.jpg
IMG_20221112_113442_HDR.jpg

Tras la parada, emprendí el descenso hacia Cima de Vila. Un descenso bastante tremebundo. Porque la bici seguía sin frenar. Y si ya es malo que no lo haga en una carretera, en una pista de grava con pendientes del 17% es bastante peor. Es más, tuve que frenar un par de veces con el pie a tierra para no acabar en el fondo de un barranco. Peligroso, muy peligroso. Y encima, me estaba haciendo polvo las manos. Lo peor acabó cuando llegué a Cima de Vila. Seguía habiendo pendientes acusadas, pero al menos esta vez eran de asfalto. Seguí con la misma tónica hasta llegar a La Cavadosa, donde no me pude resistir a detenerme en su poza, y echar algunas fotos.

IMG_20221112_115705222.jpg

De nuevo en marcha, seguí descendiendo hacia Cerdedo. La suerte es que en este tramo el descenso por carretera, sin ser lo que se dice suave, sí me permitía controlar adecuadamente la bici, salvo en el tramo final de Meilide. Ahí volví a pasarlo mal. Por suerte, los grandes descensos se habían acabado. Estaba en Cerdedo, donde hice una nueva parada justo a la iglesia. Llevaba ya 35 kilómetros, y apenas eran las 12:30h.

IMG_20221112_123231763_HDR.jpg

Tras la última parada, reemprendí el camino. Lo más duro de la etapa ya había pasado, pero me quedaba el tramo de la incertidumbre: como no quería volver desde Cerdedo hasta Forcarey por la Nacional, me había buscando un recorrido alternativo, en una vieja pista que -teóricamente- ascendía casi en paralelo a la Nacional, hasta Cachofés. Con ello evitaba el peor tramo, pero no tenía constancia de su estado. Iba a la aventura. Crucé Cerdedo, hasta la salida del pueblo por su lado norte. Allí giré a la izquierda, para tomar una carreterita señalizada con un cartel de la ETAP de Cercedo. Fui en ascenso por un estupendo tramo de bosque, hasta llegar a un cartel indicador de una senda por el monte. Según éste, el camino que quería tomar no existía, pero esa senda me permitía hacer poco más o menos lo mismo. Pero el caso es que el comienzo de la pista estaba ahí. Amplio, pero lleno de restos de poda. Y la senda subía al principio por carretera, en fuerte pendiente. ¿Qué hacer?

Se impuso mi lado sherpa. Tomé la pista, pasando con relativamente pocos problemas por los restos de poda. La pista subía hasta la fábrica de colchones, y era ciclable con la gravel en casi toda su extensión, salvo un punto pelín duro y con bastante piedra suelta. Había otro segundo tramo algo duro, justo al llegar a la fábrica, pero que pude salvar sin problemas. Una vez en la fábrica, hay que dirigirse hasta el lateral de la nave para dar de nuevo con el camino. Arranca con fuerte pendiente en asfalto, para dar después a un tramo de cemento, y de nuevo, a una pista ancha y bien marcada. Sospecho que es viejo camino existente de manera previa al trazado actual de la Nacional. El camino asciende de manera suave por el monte, dejando abajo la carretera. Lo pude seguir sin demasiada dificultad ni esfuerzo, hasta la llegada a un cruce. Desde ahí, se gira a mano derecha. La pista se hace un poco más cerrada de maleza, y asciende hasta lo alto del monte O Couto. No es dura salvo en alguna rampa un poco exigente, pero nada imposible. Y una vez subido el monte, hay una breve bajada, que de nuevo puso a prueba las capacidades de frenado de la bici, hasta dar con una carreterita -tramo abandonado de la Nacional, sin duda- que acaba saliendo a Cachofés.

Desde allí, no hay nada en especial que contar. Subí hasta dar con el cruce de Forcarey, que tomé a mano izquierda, y seguí la carretera hasta llegar Cachafeiro, y luego tomar el descenso hasta el Lérez, donde volví a pasarlo mal por los frenos. Y ya desde allí, subí sin grandes novedades -y relativamente poco esfuerzo, para la que llevaba encima- hasta Forcarey, dando por finalizada la etapa a las 13:40h, tras casi 46 kilómetros de etapa, y casi 1300 metros de desnivel acumulado. Una buena etapa. Para celebrarlo, y como me había quedado sin cerveza, me tomé un buen trago de horchata que tenía guardada. Una manera como otra cualquiera de terminar el recorrido. :mrgreen:

IMG_20221112_134934331.jpg

Un par de apostillas. La primera es que me llevé conmigo el dron, y pude hacer algunas tomas en el recorrido. Espero que os gusten.

La segunda es relativa al problema de los frenos. En esta bici estoy haciendo uso de los frenos tipo caliper originales de la bici, unos Sprint Podium de los años 80. Se trata de frenos de tiro largo, adecuados para frenos de carretera. Pero como a esta bici le he puesto un manillar recto estilo de montaña, no puedo hacer uso de esos frenos. Le había puesto unas manetas adecuadas para cantilever, con un tiro de 40 milímetros. En principio, debía de ser suficiente. Pero los Avid que comentaba al principio son frenos para V-Brake, de tiro corto (unos 30 mm), completamente inadecuados para los cantilever. Por eso lo pasé tan mal. Las pastillas, unas Decathlon, tampoco es que ayudaran mucho. En la otra Super BH L6000 dan un buen resultado, pero en estas se quedan claramente cortos. Así que estos días he vuelto atrás, he vuelto a poner las manetas de cantilever, y he reemplazado las pastillas por unas Shimano Ultegra, que espero que den mejores resultados. Ya lo veremos. :)

  • Distancia: 46’394km
  • Distancia (según el GPS): 46’37km
  • Altitud ascendida: 1190m
  • Tiempo de etapa: 3:27:57
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 4:36:04
  • Pulsaciones medias: S/D
  • Pulsaciones máximas: S/D
  • Cadencia media: S/D
  • Cadencia máxima: S/D
  • Calorías consumidas: 1544kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , , ,

02 oct 22 Etapa ciclista: San Luis de Sabinillas – La Hedionda – El Secadero – Pinar de Tábanos (25/09/2022)

El domingo 25 de septiembre realicé en Manilva una etapa ciclista que había estado preparando todo el verano: una salida estilo gravel por Manilva, con mi vieja bici de acero reconstruida. Y es que al final había hecho algo de lo que no estaba al 100% seguro de que lo iba a hacer, y era llevar de vuelta a Manilva la bici en la que había estado trabajando todo el verano. Pero 5 bicis en casa son demasiadas, así que acabé haciendo lo lógico. Empecé a rodar al filo de las 8:00h, saliendo de La Noria por el paseo marítimo de San Luis de Sabinillas, para cruzar la carretera y subir hacia los Baños de la Hedionda. La subida junto al río Manilva no fue mal, al contrario, la bici se mostraba suave en el rodar, precisa en los cambios y contundente en las frenadas. Todo lo que ya había experimentando en la primera salida con ella por Santiponce. Pero también mostraba el otro defecto que le había notado, el que el plato de 32 dientes se quedaba corto en ese recorrido. Sin embargo, ese problema desapareció al llegar al tramo de grava que precede a la zona de los baños. A partir de ahí, esa relación de desarrollo empezó a dar todo su potencial.

IMG_20220925_082845258.jpg
IMG_20220925_082947490.jpg

Hice una primera parada en los Baños, donde a esa hora de la mañana ya había gente. El agua de los baños daba sensación de calidez a esa hora, y la verdad es que apetecía un baño, pero se me hacía pronto para el recorrido, así que volví sobre mis pasos, y desanduve el camino hasta llegar de nuevo a la carretera, justo debajo de los puentes de la autopista. Desde allí, tomé la carretera de la Cantera, con la idea de tomar la carretera de Casares lo antes posible. Se trata de una subida muy dura, apenas un kilómetro, pero con rampas de 18% en cemento rayado, ya que hay tramos en los que el asfalto no agarra. En algunos momentos, pese a las cubiertas lisas y el cassette de 34 dientes, no me quedó otra que tirar del plato pequeño. Ya en la rotonda de la autopista, seguí subiendo por la A-377, que en ese primer tramo también constituye un desafío interesante, con sus 2 kilómetros, rampas del 14% y una pendiente media del 6%. Pero después de lo anterior, se hacía casi sencillo. Una vez arriba, seguí llaneando un poco hasta llegar al desvío del Canuto de la Utrera, al que no me pude resistir a bajar. Descendí hasta la entrada del mismo por una pista terriza, a tramos con grava, hasta llegar al lugar de las prospecciones petrolíferas.

IMG_20220925_091213792.jpg
IMG_20220925_092420987.jpg
vlcsnap-2022-09-25-13h57m08s267.png
IMG_20220925_092756240_HDR.jpg

Tras un rato de solaz, volví de nuevo sobre mis pasos, para retornar a la carretera. Era más sencillo que hacerlo, porque -fiel a mis costumbres- había llevado el concepto de gravel a su límite, y unos pasos más allá. Tuve una subida divertida por sendero, grava al 12% de desnivel y finalmente pista, hasta poder volver a la carretera.

IMG_20220925_093444503_HDR.jpg
IMG_20220925_093734136_HDR.jpg

De nuevo en la carretera, crucé al otro lado de la misma, para emprender el descenso del cortijo de la Zarabanda. Es un descenso de casi 5 kilómetros, por buena pista casi todo el rato, entre bosque mediterráneo y fincas de labor, con rampas máximas del 15%. Divertido, salvo que aún te estés acostumbrando a un nuevo manillar de cabra y unos nuevos frenos.

IMG_20220925_093755921_HDR.jpg
IMG_20220925_094332579.jpg

Tengo que admitir que lo pasé mal en algunos tramos, ya que me hacía polvo las manos, en especial entre el dedo gordo y el resto de la mano. Pero supongo que es cosa de acostumbrarse. Una vez finalizado el descenso, se llega a la Vereda de los Pescadores, que se encuentra asfaltada, y que permite enlazar con El Secadero y San Martín del Tesorillo. En general se va en falso llano, con apenas una pequeña tachuela. Aquí la gravel volvió a quedárseme algo corta de desarrollo, pero era algo que estaba dispuesto a asumir.

Ya en El Tesorillo, giré a mano izquierda, tomé la primera calle que sale a mano izquierda, justo al llegar a la carretera, que al poco se convierte en una estupenda subida por campo, en dirección a los altos del Pinar de Tábanos. Es una subida interesante, zigzagueante, con un firme razonablemente bueno, pero que permite disfrutar de la técnica… y perfecta para una gravel. Tras pasar una cancela, se llega a una vieja casa en ruinas, en la que se puede distinguir un horno de leña.

IMG_20220925_101740164_HDR.jpg
IMG_20220925_101906924.jpg

El camino continúa en ascenso, y al poco se empiezan a ver las indicaciones de un nuevo sendero en señalización, de Honda Cavada a Pinar de Tábanos. Tendré que dedicarle tiempo en otra ocasión. Se sigue ascendiendo de manera cómoda, salvo por la aparición de bancos de arena en algunas ubicaciones, que con la gravel se hacen criminales. Pero el camino recompensa con estupendas vistas, tanto hacia este como oeste.

IMG_20220925_103414013.jpg

Superado un cortijo medio abandonado, empieza el descenso. Aquí hay diversas alternativas, pero en mi caso opté por seguir la señalización que comentaba. Esto me llevó a pasar por encima de la autopista por un puente, que me llevó a la zona de los cerros de Alcorrín. Desde allí, llegué a una urbanización, desde la que tomé una calle en fuerte pendiente hasta llegar a la autovía, a la altura de la Playa del Negro. Crucé la carretera, y bajé hasta la playa, para tomar la Senda Litoral de Málaga de vuelta hacia Sabinillas.

IMG_20220925_105019632_HDR.jpg

Desde aquí era todo bastante sencillo: rodar por una pista en buenas condiciones por la playa. Me detuve un momento en el Castillo de la Duquesa, para tomar la foto de rigor.

IMG_20220925_105833627_HDR.jpg

Y nada más. Llegué a La Noria esquivando el paseo marítimo en obras, donde está prohibido montar en bici, para dar por finalizada la etapa recién pasadas las 11:00h, tras un recorrido de casi 35 kilómetros. Una bonita etapa, en la que la gravel se comportó de manera estupenda.

IMG_20220925_111008086.jpg

…y después, tuve mi buen merecido descanso. :mrgreen:

IMG_20220925_121508044_HDR.jpg

Datos de la etapa:

  • Distancia: 35’438km
  • Distancia (según el GPS): 35’43km
  • Altitud ascendida: 594m
  • Tiempo de etapa: 2:30:33
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 2:59:38
  • Pulsaciones medias: 136
  • Pulsaciones máximas: 169
  • Cadencia media: S/D
  • Cadencia máxima: S/D
  • Calorías consumidas: 2401kcal

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , , , ,