msgbartop
“¿Estás seguro de que ESO es aleatorio?” “Ése es el problema con la aleatoriedad: nunca puedes estar seguro”
msgbarbottom

23 ago 20 Pruebas de comunicación LoRaWAN: conseguido enlace de 7,2 km

Estos días he estado de vacaciones en Galicia, donde he podido seguir con las pruebas de alcance con tecnología LoRa. Estas pruebas consistieron en la repetición de la efectuada en Santiponce el pasado mes de mayo, pero sustituyendo la orografía prácticamente plana de Sevilla por una zona montañosa de las cercanías de Pontevedra.

IMG_20200812_174934627_HDR

Vehículo y entorno de pruebas. Nótese la antena LoRa en la parte frontal del techo del vehículo

En realidad, se realizaron dos pruebas distintas: una de corto alcance, y una de largo alcance. En ambos casos se utilizaron los siguientes elementos y escenario:

  • Escenario de pruebas: La prueba consistió en la transmisión de datos de un pulsómetro Bluetooth LE a un servidor MQTT, donde se volcarían las pulsaciones registradas, junto con el RSSI de la transmisión, para su posterior consumo por terceros sistemas. Para ello, se hacía uso de un emisor Heltec Lora 32, con capacidad BLE y LoRa, que sería el encargado de recibir la información del pulsómetro, cifrarla y transmitirla vía LoRa al gateway LoRaWAN. Éste último recibiría la señal del emisor, la decodificaría, calcularía el RSSI e inyectaría la información resultante en formato JSON en un servidor MQTT. Por último, se preparó un servidor Grafana para representar gráficamente la información de las pulsaciones recibidas.
  • Dispositivo emisor: Como se ha comentado, consiste en un conjunto de sensor de pulsaciones BLE, que envía la información al dispositivo Heltec Lora 32 a 433 MHz. Para mejorar el alcance del dispositivo, se le ha dotado de una antena de 7 dBi, ubicada en el techo de un coche para poder realizar pruebas en movilidad. La información se envía codificada en hexadecimal para necesitar menos bytes a la hora de poner los datos en el aire.
    IMG_20200812_174537088
  • Dispositivo receptor: El dispositivo receptor consiste en un segundo Heltec Lora 32, que recibe la información enviada por el emisor, decodifica la información, calcula el RSSI -que nos da información sobre la calidad del enlace realizado- compone un JSON con ambos parámetros, e inyectar el mismo en un servidor MQTT. Como en el caso del emisor, se ha reemplazado la antena de fábrica por una antena de 7 dBi, emplazada para las pruebas en una ubicación en altura.
    20200812_162258
  • Cliente MQTT: Para obtener una primera verificación de los datos obtenidos, se utiliza un cliente MQTT en un teléfono Android, suscrito al topic en el que se vuelcan los datos por parte del gateway. Un ejemplo de la visualización de los datos se puede observar en la siguiente imagen:
    Screenshot_20200812-184803
  • Visualización de datos en Grafana: Además de la primera visualización de datos en el cliente MQTT, se preparó un servidor Grafana para visualizar los datos volcados en el MQTT, y representar una gráfica con los datos de las pulsaciones. Esta representación, además de proporcionar de una manera gráfica en un solo vistazo el histórico de datos recibidos, permitió también dilucidar -a posteriori- si algunos problemas de falta de recepción de datos en el cliente MQTT se debían a carencia de enlace LoRa o a falta de conexión de datos desde el cliente MQTT. Para nuestra sorpresa, estos problemas se debieron a lo segundo, y no a lo primero. Una muestra de la visualización de datos obtenida:
    Screenshot_20200812-194236

Éste sería un esquema de los dispositivos implicados y las comunicaciones entre ellos:

diagrama-comunicaciones

Una vez definido el escenario y elementos de prueba, pasé a definir las pruebas propiamente dichas. Estimé conveniente realizar una primera prueba de corto alcance en las cercanías, y en caso de obtener éxito en la misma, pasar a una segunda de largo alcance.

Prueba de corto alcance. 3,08 km

La prueba de corto alcance consistió en un enlace de una distancia estimada de unos 3 kms, desde una casa situada en la aldea de Vilarchán -Puente Caldelas- hasta el monte de La Fracha, donde se encuentran una serie de antenas y repetidores de radio y televisión. La idea era observar cómo de fiable era la transmisión en este entorno de montaña, con visibilidad directa desde el emisor al receptor, pero con obstáculos consistentes en otras viviendas, zonas arboladas y, en determinados tramos, la propia mole rocosa de la montaña.

la-fracha

Lúa saíndo polo monte da Fracha (Pontevedra), cortesía de Pintafontes

EL objetivo de esta prueba era calibrar el impacto esperable de la diferencia de orografía entre Santiponce y Vilarchán, para determinar el impacto de la misma en la transmisión. Hay que tener en cuenta que en el caso de Santiponce se había observado que se podía obtener, con el mismo equipo de pruebas, un enlace confiable de 4,5 km, y hasta 5,3 km de manera esporádica.

gmaps1-fracha

Recorrido en Google Earth de la prueba efectuada

Salimos de Vilarchán con el emisor funcionando, y pronto se perdió la señal, apenas al llegar a la carretera de Pontevedra a Puente Caldelas. Durante todo el trayecto, pasando por el polígono de La Reigosa y la subida a la Fracha, hasta las cercanías del polvorín, no se recibió señal alguna. Una primera decepción. Bajamos del coche y empezamos a andar, camino de las antenas, por la parte de la montaña contraria a la casa. Y ahí, sorpresa, empezamos a recibir datos, si bien con un RSSI muy débil, de -131. Una primera medición de distancia nos dio 3,01 km de distancia en línea recta al emisor, pero con toda la ladera del monte obstaculizando la señal. Proseguimos el ascenso hasta las antenas, sin perder recepción de datos en ningún momento, y con la calidad de la señal mejorando a medida que salíamos de la sombra de la montaña, y ganábamos en línea de visión directa hacia el emisor.

20200812_171838-editada

Vista desde las antenas de la zona de pruebas, con la zona aproximada del receptor marcada

Realizamos el ascenso a las antenas por la ladera que daba hacia la zona de la casa. Al llegar a las mismas, siempre sin perder la señal, obtuvimos un enlace de 3,08 km, con un mejor RSSI de -111. Como valor comparativo, en la misma casa y a unos 5 metros de distancia, el RSSI rondaba los -85. En cuanto a la visibilidad, se puede considerar casi directa, y el casi es porque hay algunas edificaciones que se interponen entre el punto donde estaba ubicado el receptor, y el punto donde nos encontrábamos.

Screenshot_20200812-171110_OruxMaps-1

Captura de pantalla de la distancia observada con Oruxmaps entre nuestra posición a la ubicación del receptor

Tras verificar durante un rato de la estabilidad de la conexión, y disfrutar un poco de las vistas, emprendimos el descenso hasta el vehículo, si bien esta vez por la ladera opuesta, que dispone de un camino que facilitaba la bajada, y que además nos permitía determinar en qué punto la mole del monte obstaculizaba la señal hasta que ésta se perdiera.

20200812_172055

Vistas de la Ría de Pontevedra desde La Fracha

Durante un buen rato de descenso se mantuvo la recepción de la señal, si bien con deterioros del RSSI paulatinos. Perdimos la señal a una distancia de 2,81 km del receptor, si bien con toda la ladera interpuesta entre nosotros y el gateway receptor. Sin embargo, al llegar al coche, volvimos a recuperar la señal, que ya no volvimos a perder en todo el trayecto de vuelta hasta la casa, en gran contraste con la observación realizada a la ida, donde pronto se perdió la señal. Posteriormente, y tras analizar los datos reflejados en Grafana, pudimos ver que en realidad el en trayecto de ida nunca se llegó a perder la señal LoRa entre emisor y receptor, sino que habíamos tenido un problema de falta de datos en el teléfono con el cliente MQTT, que había provocado una desconexión con el servidor MQTT -y una aparente pérdida de datos-. Es decir: que salvo en un punto muy localizado de La Fracha, habíamos tenido enlace LoRa casi de manera constante y sin pérdida de datos, pese a las dificultades del terreno, zonas boscosas y construcciones interpuestas. Una primera prueba sumamente satisfactoria.

Prueba de largo alcance. 7,2 km

La segunda prueba era la verdaderamente significativa: intentar un enlace directo con un grupo de antenas de radio, ubicadas a una distancia aproximada de 7 kilómetros, con línea directa de visión, en torno a un 60% más de distancia que las pruebas efectuadas en Santiponce.

IMG_20200812_194815559_1

Vista desde la antena del receptor, con la zona prevista del emisor marcada

Si bien la distancia en línea recta entre ambas ubicaciones ronda los 7 km, es preciso realizar unos 13 km de recorrido para poder llegar de la una a la otra, debido a orografía del terreno y las vías de comunicación existentes, como se puede apreciar en el recorrido de etapa trazado en Google Earth:

gmaps1-penarada

Para esta segunda prueba movimos la ubicación del receptor a una ventana con visibilidad directa de la zona de pruebas, con el objetivo en mente de dirigirnos a una zona de repetidores ubicada en el Monte Catadoiro, cerca de Rebordela. La diferencia es que esta vez podríamos ir directamente con el coche hasta la zona escogida. Dicho y hecho, salimos en dirección Puente Caldelas. Y al igual que en la primera prueba, perdimos la recepción de datos justo al llegar a la carretera. Y al igual que en el caso anterior, estuvo motivada por la pérdida de datos del teléfono Android. Al llegar a las antenas, pudimos ver que el cliente MQTT se había desconectado. Y al volver a conectar… ¡éxito! Los paquetes llegaban sin pérdida, y con un RSSI espectacularmente bueno, de -115 en el mejor de los casos. Tras las pertinentes comprobaciones, verificamos que habíamos logrado un enlace de 7,23 km con línea directa de visión.

Screenshot_20200812-183019_MyMQTT

Primeros paquetes recibidos en el cliente MQTT una vez restablecida la conexión

Screenshot_20200812-183920

Captura de Oruxmaps en la que se aprecia la distancia alcanzada

IMG_20200812_184526000

En las antenas

Estuvimos un rato en las antenas, observando el comportamiento de los datos: sin pérdidas, y con un RSSI que hace pensar que es posible mantener distancias aún mayores de manera confiable. Si no pudimos ir más lejos fue porque la montaña ya no daba para más. :D Disfrutamos un rato de las vistas, y poco después emprendimos el regreso.

IMG_20200812_183845500_HDR

Vista de la zona aproximada del gateway, a través de unos prismáticos

IMG_20200812_184346134_HDR

Vista de la ría de Vigo, con el puente de Rande y las Islas Cíes al fondo

Y de nuevo la sorpresa vino en el trayecto de vuelta. Durante todo el recorrido, de casi 14 kilómetros, por zonas boscosas, sin visibilidad directa, con laderas, bosques y pueblos entre medias, no se perdió la señal en ningún momento, como pudimos verificar consultando Grafana. Esto incluye el paso por Puente Caldelas, en la más profundo del valle del Río Verdugo, y en un entorno completamente urbano y sin visibilidad directa, a más de 5,5 km de distancia desde el gateway; y también en la central hidroeléctrica de Hidrofreixa, a 5’3 km, aunque en este caso con visibilidad directa.

20200812_190719

Estación de bombeo de Hidrofreixa

Screenshot_20200812-191026_OruxMaps

Enlace desde Hidrofreixa, de 5,48 km

En lo referente a los datos de Grafana, en esta captura se ven las gráficas de pulsaciones:

captura-grafana-pruebas

Por cierto, que en realidad mis pulsaciones no son tan altas, sino que he observado que mientras no empiezo a sudar en serio el pulsómetro muestra exceso de pulsaciones al alza. :mrgreen: En cuanto a los huecos, el correspondiente a las 16:48 a las 16:57 es una de las zonas de sombra de La Fracha, lo mismo que el de pasadas las 17:30. El de las 17:46 a las 18:03 corresponde al tiempo entre prueba y prueba (con cambios de ubicación de antenas y resto de elementos), y los dos huecos posteriores a momentos en que el pulsómetro Bluetooth salió del rango de alcance del emisor LoRa.

Y para cerrar, tenemos ya planificadas nuevas pruebas de alcance: en este caso, a dos campos de aerogeneradores, ubicados a 15 y 25 km de distancia desde Vilarchán. Pero de eso ya hablaremos en otro momento…

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

24 feb 13 Etapas ciclistas: Vilarchán y La Fracha (28/12/2012 y 01/01/2013)

Aunque la etapa del 23 fue mi última etapa ciclista de 2012 en Córdoba, no fue la última del año en mi caso. Y es que, aprovechando mi viaje a Galicia para pasar las Navidades, tuve la oportunidad de volver a dar pedales de nuevo en Galicia, realizando dos etapas cortas, pero muy aprovechadas. En ambos casos salí con la misma bicicleta, de la ahijada de mi cuñado Fernando, con la que había estado dando pedales el verano anterior. Y aunque no es una bici en exceso sofisticada, fueron dos salidas bastante divertidas.

La primera etapa, realizada por Fernando y por mí el 28 de diciembre, nos llevó desde Vilarchán a subir el monte de La Fracha. Se trataba de una reedición de la etapa que intentamos hacer Fernando y yo el 21 de abril, con la diferencia de que era yo el que llevaba la bicicleta de la ahijada, y Fernando montaba en su flamante Merida. Subimos, pues, La Fracha, y continuamos hasta las canteras que anteceden a La Cruz de Brasil, cerca de Taboadelo. Desde allí, viendo que se nos echaba la noche encima, enfilamos por carretera hacia la Ermita de Cristo Rey, desde donde descendimos, ya en noche casi cerrada, hasta Baltar, de donde nos dirigimos al polígono de la Reigosa. Allí tomamos un camino que nos llevó directamente al colegio (no sin darme un susto por un espejismo en un gran charco de agua, que con el reflejo de la poca luz que quedaba me hizo creer que en vez de un charco era un precipicio), y volver por carretera a Vilarchán.

La segunda etapa, realizada por Fernando, Slava y yo el 1 de enero, tenía como idea subir a Baltar desde La Reigosa, tomando un camino que llevaba directamente desde la subida de La Fracha hasta la citada aldea, y desde allí ascender por algunos senderos que habíamos identificado de etapas anteriores, hasta el polvorín de la Fracha, para descender de nuevo por La Reigosa.

Así pues, salimos de Vilarchán, cruzamos el polígono, e iniciamos el ascenso. Si en la jornada anterior la presencia de agua había sido -y en Galicia no podía ser menos- una tónica, ese primer día del año era algo exagerado, con enormes balsas de agua en el polígono. Una vez tomamos el sendero hacia Baltar, continuamos en esa línea, pero con la complicación añadida de que se trataba de un viejo camino rural, con bastante piedra, muy al estilo gallego, delicioso para la vista, pero exigente, tanto en técnica como en esfuerzo, para la bici. Aunque sin duda, valía cada metro que rodábamos por él.

Llegamos a Baltar chorreando, y no tardamos en continuar hacia Cristo Rey, desde donde teníamos que tomar el desvío en ascenso hacia el polvorín. Sin embargo, a la hora de tomar el camino, Slava empezó a acusar el esfuerzo, y visto que había sufrido una visita del tío del mazo, optamos por abortar la etapa, y volver a Vilarchán. Y aunque se trató de una etapa corta, fue una etapa bien aprovechada.

Los datos de las etapas son los siguientes:

Etapa 28/12/12:

  • Distancia: S/D
  • Distancia (según el GPS): 19’385 km.
  • Tiempo de etapa: 1h 25m 26s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 1h 29m 05s
  • Velocidad media: 13’6 km/h
  • Velocidad máxima: 40’3 km/h
  • Pulsaciones medias: 142 pulsaciones/m
  • Pulsaciones máximas: 179 pulsaciones/m
  • Consumo medio de calorías: 1020 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1380 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 1h 5m 4s
  • Consumo total de calorías: 1440 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 38A MTB

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Vilarchán – La Fracha – Canteras – Cristo Rey

Etapa 01/01/2013:

  • Distancia: S/D
  • Distancia (según el GPS): 12’012 km.
  • Tiempo de etapa: 1h 10m 07s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 1h 13m 41s
  • Velocidad media: 9’7 km/h
  • Velocidad máxima: 45’7 km/h
  • Pulsaciones medias: 134 pulsaciones/m
  • Pulsaciones máximas: 178 pulsaciones/m
  • Consumo medio de calorías: 940 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1370 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 0h 46m 22s
  • Consumo total de calorías: 1152 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 35C MTB

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: 2013/01/01: Vilarchán – Baltar – Cristo Rey

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , , , ,

25 sep 12 Etapa ciclista: Vilarchán – Almofrey – Marcón (09/08/2012)

La segunda -y última- de mis etapas veraniegas en Galicia se trataba de una vieja espina que tenía clavada desde hacía tiempo en mis aventuras ciclistas pontevedresas: recorrer el GR-94 hasta el puente de Almofrey. Dos veces lo había intentado, y dos veces había fracasado. Pero a la tercera iba a ir -a Diox puse por testigo- la vencida. Y así fue.

Salí, a las 17:00h, con una climatología excelente, siguiendo las marcas del GR-48 desde Vilarchán. El trayecto no tuvo ninguna complicación entre Contixe y Mirón, y tampoco una vez que alcancé la carretera de Mirón a Borela. Poco después, siguiendo de nuevo las marcas, me desvié por una pista a mano izquierda, que pronto empezó un acusado descenso. Unos 550 metros después de haber abandonado la carretera ignoré las marcas blancas y rojas que indicaban el abrupto descenso que lleva directamente hasta el puente de Almofrey. Fue allí donde tuve que desistir en mi primer intento de realizar el recorrido, debido a la abundante maleza que bloqueaba el paso. Sabía que continuando por la pista principal acabaría llegando, si bien dando un pequeño rodeo que tendría que llevarme a una pequeña estación de bombeo de un arroyo cercano. Así lo hice, no sin sufrir un pequeño despiste en una bifurcación. Una vez en la estación, crucé el arroyo y tomé un pequeño sendero empedrado que sabía que habría de llevarme hasta el puente de Almofrey:

IMAG0141.jpg

Como en efecto, así fue. Antes de llegar pude ver el trazado original del GR-94, que bajaba por mi izquierda, y bastante limpio de maleza en esa zona. Aun así, no lamentaba en absoluto haber tomado el rodeo por la pista. Y así pues, llegué al puente:

IMAG0144.jpg

No pude menos que quedarme un rato disfrutando de la belleza de la zona, y tomando algunas fotografías, más o menos artísticas y documentales. Más bien menos que más, pero esa ya es otra historia.

IMAG0154.jpg

Reanudé la etapa, y crucé el puente. Ahora empezaba la parte más desconocida. Seguí a mano derecha las marchas blancas y rojas, evitando entrar en el pueblo de Almofrey. Subí, atravesando un campo de tiro improvisado hasta la carretera PO-233 (Pontevedra – Carballedo), que tomé en rápido descenso hasta O Quinteiro. Desde allí tomé otra carretera, esta vez en ascenso, que conduce hasta Marcón, y el conocido cruce de la carretera que sube hasta La Reigosa. Sin embargo, en vez de subir por esa transitada carretera, tenía una alternativa en la manga: subir por el sendero PR (marcas blancas y amarillas) que igualmente asciende a La Reigosa pasando por la aldea de Peralba. Una excelente alternativa por tranquilas sendas y carreteras rurales sin tráfico alguno.

IMAG0156.jpg

…al menos hasta que llegas a Peralba, donde te aguarda la espantosa subida del Otero de Peralba, que lleva prácticamente hasta la misma Reigosa. Primero subiendo unas rampas del 21% por asfalto, para dejar paso posteriormente a otro tanto, pero por pista de tierra. Al menos el tramo final transcurre por un plácido camino empedrado, típico del agro gallego.

IMAG0157.jpg

La vuelta a Vilarchán no tuvo mucho más inconveniente ni nada digno de mención, salvo el poder contemplar un precioso cruceiro de los que abundan por la zona.

IMAG0158.jpg

Di por finalizada la etapa pasadas las 18:45h.

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: N/D
  • Distancia (según el GPS): 20’572 km.
  • Tiempo de etapa: 1h 32m 10s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 1h 47m 03s
  • Velocidad media: 13’48 km/h
  • Velocidad máxima: 47’97 km/h
  • Pulsaciones medias: 135 pulsaciones/min
  • Pulsaciones máximas: 175 pulsaciones/min
  • Consumo medio de calorías: 950 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1340 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 1h 19m 24s
  • Consumo total de calorías: 1771 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 54AA

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Vilarchán – Almofrey – Marcón

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,

25 sep 12 Etapa ciclista: Vilarchán – Coto de los Infiernos (07/08/2012)

Durante mis breves vacaciones en Galicia de este verano no podía dejar pasar la oportunidad de volver a rodar por las maravillosas tierras pontevedresas. Y es que pocos sitios conozco que ofrezcan tanta variedad de recorridos: subidas durísimas, bajadas escalofriantes, amplias pistas, roquedales horrorosas y sendas estrechas entre feraz vegetación, además de verdes praderas donde hacer kilómetros como si no costara, y excelentes vistas allá donde mires. Y todo ello concentrado en apenas unos pocos kilómetros a la redonda. Y cuando descubrí un cerro conocido por el sugestivo nombre del Coto de los Infiernos, no pude menos que planificar una etapa para subir hasta allí. La pena es que en esta ocasión no habíamos subido las bicis a Pontevedra con nosotros, por lo que no me quedó más remedio que salir a rodar con esto:

IMAG0134.jpg

Una bici regalada por mi cuñado Fernando a su sobrina por el día de su primera comunión. Que, aparte de ser un hierro, me quedaba ridículamente pequeña. Pero no era suficiente motivo para echarme atrás. Así pues, salí de Vilarchán a las 10:00h. Atravesé la pequeña aldea y salí de ella en dirección al campo de fútbol. Desde allí tomé la pista que bordea las colinas que se extienden junto a Buchabad, Tourón y Gradín. Pasé por la zona de petroglifos de Tourón, y posteriormente, a la altura del valle que forma el regueiro de San Vincenzo, tomé una pista que subía hasta el alto de Campo Longo. Desde allí tenía varias posibilidades de realizar el recorrido, pero opté por realizar la subida directa hacia el Coto de los Infiernos.

La pista, que se suponía en buen estado, con firme de piedra y bien mantenida, en realidad se encontraba completamente comida por la vegetación. En los últimos meses en la zona se habían sucedido constantes lluvias con períodos de fuerte sol y calor, lo que había hecho crecer la vegetación de una manera inusitada. Tanto era así que lo que se suponía un camino amplio la mayor parte del tiempo se veía convertido en algo como esto:

IMAG0135.jpg

Apenas un pequeño paso entre matorral que alcanzaba los dos metros y medio de altura, y que entre otras sorpresas, albergaba en su interior zarzales y tojos espinosos. Algo tremendamente divertido. Empezaba a sospechar que el nombre del Coto de los Infiernos no le venía tanto por la dureza de la subida -que lo era-, sino por el infierno verde que había que atravesar para llegar a la cima. El firme de piedra, por otro lado, se encontraba en un estado bastante deplorable, a resultas de la falta de mantenimiento: era en la mayoría de las veces una sucesión de bloques de piedra irregulares, sueltos del terreno, complementados por grava gruesa al estilo del balasto de las líneas férreas, que hacía tremenedamente complicado mantener el equilibrio sobre la bici. Pero aun así, conseguí subir a los 582 m. de altitud del Coto. Y las vistas, como no podía ser menos, eran maravillosas. Bueno, al menos lo que dejaba entrever la vegetación:

IMAG0137.jpg

Y si la subida había sido ardua, la bajada no lo iba a ser menos. A punto estuve de dar con mis huesos en los afilados peñascos más de una vez en la bajada, que era más acusada en su desnivel que por la otra vertiente. Por suerte no tardé demasiado tiempo en salir a un cortafuegos que, irónicamente, presentaba un mejor firme que el camino que venía siguiendo. Y tras el cortafuegos, volví a enlazar con la pista del campo de fútbol de Vilarchán, con lo que la vuelta a casa fue coser y cantar. Di por finalizada la etapa a las 11:30h.

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: N/D
  • Distancia (según el GPS): 14’506 km.
  • Tiempo de etapa: 1h 12m 38s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 1h 22m 22s
  • Velocidad media: 10’37 km/h
  • Velocidad máxima: 38’5 km/h
  • Pulsaciones medias: 136 pulsaciones/min
  • Pulsaciones máximas: 167 pulsaciones/min
  • Consumo medio de calorías: 960 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1260 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 0h 57m 43s
  • Consumo total de calorías: 1306 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 39BA

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Vilarchán – Coto de los Infiernos

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , ,

24 abr 12 Etapa ciclista: Vilarchán – La Fracha (21/04/2012)

El domingo 21 de abril hice la tercera y última etapa de mi periplo gallego en primavera. Una etapa que tuvo un final algo abrupto:

IMAG0021.jpg

Pero empecemos por el principio: la tarde del 21, a la vuelta de una comida familiar en la que celebramos mi cumpleaños y el de Lina, la madre de Ana, Fernando y yo nos decidimos a no dejar pasar el día sin una buena etapa ciclista. Y es que iba a ser la última oportunidad de salir a dar pedales juntos hasta la llegada del verano. Habíamos querido salir esa mañana, pero el día se había presentado frío, lluvioso y desapacible, lo que, pese a lo bucólico, no invitaba precisamente a salir a rodar:

CYMERA_20120421_091052.jpg

Pero a medida que avanzaba el día, las condiciones meteorológicas iban mejorando. Así que, llegadas las seis de la tarde, y viendo que el día estaba bueno, aprovechamos la ocasión. Ocasión perfecta para estrenar mi regalo de cumpleaños, dicho sea de paso:

IMAG0009.jpg

Empezamos a rodar a las 18:50h. Salimos de Vilarchán por el GR-94 (Camino Rural de Galicia), en dirección Vigo. Cruzamos la carretera e iniciamos el ascenso por pista hasta el Campo das Cagallas Coto Sobreiro. Una vez llegamos a la carretera de Taboadelo abandonamos el GR-94 y cruzamos el polígono industrial de la Reigosa, para iniciar el ascenso a La Fracha. Un ascenso corto, de apenas kilómetro y medio, pero exigente, con rampas del 21% en su tramo inicial, que constituyen una auténtica patáenelpecho. La ventaja es que es por asfalto, por lo que se hace un tanto llevadero. Aparte de la subida por asfalto, La Fracha es un monte con muchas posibilidades. Está cuajado de pistas, camino, senderos y despeñaderos que pueden hacer las delicias de cualquier tipo de ciclista de montaña. Como me comentaba Fernando, a mitad de la subida, hace algunos años la vertiente del polígono había sido utilizada como pista de descenso del campeonato de España de ciclismo de montaña. Y la verdad, viendo la zona, no me parecía extraño.

IMAG0010.jpg

Continuamos el ascenso, aún un rato por asfalto, hasta dar con un mirador con unas excelentes vistas sobre la ría de Pontevedra:

IMAG0014-15.jpg

Posteriormente seguimos avanzando, ya por pista, camino de unas canteras cercanas a Taboadelo. Por el camino vimos cantidad de marcas que indicaban que las sendas de la zona habían sido utilizadas recientemente por algún tipo de competición. Y es que la zona lo merece.

Seguimos avanzando hasta llegar a un nuevo mirador, esta vez sobre la ría de Vigo:

IMAG0017.jpg

Reanudamos la etapa, camino de las canteras. Iniciamos una suave bajada, en la que nos fuimos encontrando gran cantidad de fuentes y abrevaderos, pues la zona tiene ganado, tanto salvaje como domesticado. Incluso encontramos un área de descanso, con una magnífica alberca que habría hecho las delicias de cualquiera a poco que el clima permitiera pegarse un chapuzón en ella.

IMAG0020.jpg

Y así pues, llegamos hasta la primera de las canteras; bajamos por la pista que la bordea a toda velocidad… hasta que empecé a notar un extraño en la rueda trasera. Paré a ver que pasaba, y se había desinflado completamente. Al fue al buscar el pinchazo cuando encontré un enorme clavo que había llegado hasta la llanta:

IMAG0021.jpg

A partir de ahí, el desastre. No llevaba cámara de repuesto en la mochila nueva, y al echar mano de los parches, el bote de pegamento se había abierto, quedando completamente seco. Una ruina. Intentamos realizar un apaño de emergencia con los parches y cinta aislante, pero no había nada que hacer. No nos quedó más remedio que llamar a casa, y pedir que nos fueran a buscar. A nosotros, mientras tanto, no nos quedó mas remedio que seguir andando hasta la carretera más cercana. Allí nos vino a buscar Gonzalo, un pariente de Fernando. Al menos nos vino con buenas noticias: el Madrid ganaba en ese momento su partido contra el Barcelona. Partido que, a la postre, acabaría ganando. Un final bastante mejor que el de nuestra infausta etapa en La Fracha. :mrgreen: Como curiosidad: en ninguna de mis etapas en Pontevedra he hecho más de 15 kilómetros.

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: 14’064 km.
  • Distancia (según el GPS): 13’932 km.
  • Tiempo de etapa: 1h 21m 05s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 1h 54m 10s
  • Velocidad media: 10’4 km/h
  • Velocidad máxima: 41’6 km/h
  • Pulsaciones medias: 123
  • Pulsaciones máximas: 168
  • Consumo medio de calorías: 830 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: 1270 kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: 0h 50m 13s
  • Consumo total de calorías: 1531 kcal
  • Índice IBP de dificultad: 34AA

Y aquí está el enlace al recorrido de la etapa: Vilarchán – La Fracha

Editado: Como bien me indica Fernando, el lugar que había identificado como Campo das Cagallas no es exactamente por donde pasamos, sino Coto Sobreiro. El Campo das Cagallas (Cajallas, si hablas con gheada :mrgreen: ) corresponde a la zona donde se ubica la fábrica de Tafisa, en el cercano polígono industrial. Esto es para aprender que no me puedo fiar de la información de una fotografía. :)

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , ,