msgbartop
Cordobés por tierra, hidalgo por mar, hidalgo por el diablo
msgbarbottom

19 dic 16 Recibiendo emisoras de radio españolas en Dublín

La semana pasada, cuando circulaba en el coche por Dublín, en vez de poner la FM, sintonicé la AM. Nunca lo había hecho anteriormente en Irlanda, pero se me ocurrió ponerla, a ver qué se captaba. Cual fue mi sorpresa cuando capté una emisora española. Más tarde, con el coche ya detenido, empecé a recorrer el dial, con el siguiente resultado:

No sólo era una, sino que era perfectamente capaz de captar varias emisoras, todas ellas claramente españolas (SER, Onda Cero, quizás la Cope). No tengo una explicación clara para eso, pero recuerdo que, cuando vivía en Córdoba, los días de lluvia se podía captar perfectamente Radio Sevilla, cosa que no pasaba con días despejados. Y precisamente la semana pasada hubo cielos cubiertos al mismo tiempo en España, Francia y las Islas Británicas. ¿Pudo esto contribuir a este fenómeno? Quizás sí. Lo que sé es que en días posteriores no ha vuelto a suceder.

O quizás sea que tengo una pedazo de radio en el Mercedes, no lo sé… :mrgreen:

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , ,

22 may 16 Etapa ciclista: Blanchardstown – Howth (23/04/2016)

El sábado 23 de abril hice una etapa ciclista con un par de compañeros de IBM: Jose y Sergio. Una bonita kilometrada (65 kilómetros) que nos marcamos, 100% por asfalto. Había preparado para ello la Fuji con la Larsen TT, ya que esperaba que finalmente rodáramos algo por tierra, pero me lo podría haber ahorrado y poner directamente las cubiertas lisas, pero bueno, las cosas a veces salen como salen.

Salimos algo tarde para mi gusto, a las 10:15h, tomando el camino del Canal Real hasta Croke Park. Sin embargo, pronto tuvimos que hacer una parada, pues la bici de Jose perdía aire en la rueda trasera. Al inflarla un poco descubrimos el desastre: perdía aire por la válvula. Imposible de reparar. Jose tuvo que dar la vuelta e ir a su casa a por una cámara, usando la bici de Sergio. Una vez cambiada la cámara, seguimos hasta la esclusa nº 1 del Canal, donde éste deja de ser transitable.

Esclusa 1 junto a Croke Park

Esclusa 1 junto a Croke Park

Desde allí giramos a la izquierda, en dirección a Clontarf, para tomar un carril bici que ya no abandonaríamos hasta el mismísimo Howth. En ese tramo el día, que amenazaba lluvia y estaba algo frío, nos regaló la primera sorpresa, en forma de granizos. Creo que era uno de los pocos fenómenos meteorológicos que me faltaban por experimentar sobre dos ruedas.

Llegamos a la Península de Howth pasada la una de la tarde. Un bonito paseo de 26 kilómetros, pero que aún había que desandar. Vista la hora del día, optamos por quedarnos a comer en el puerto de Howth, donde degustamos un excelente pescado con patatas.

Jose, Sergio y yo en el puerto de Howth

Jose, Sergio y yo en el puerto de Howth

Tras el pescado, y una amenaza de chaparrón que nos hizo abandonar la terraza y entrar en el local, retomamos la marcha a las 15:15h. Para ese momento el día estaba de nuevo despejado, y brillaba un agradable sol… quizás demasiado agradable para afrontar la subida a The Summit, una tachuela que nos hizo subir desde el nivel del mar hasta los 124 metros de altitud… para volver a bajar hasta Sutton, de nuevo al nivel del mar. Por el camino Jose volvió a pinchar, pudiendo -esta vez sí- reparar el pinchazo. La vuelta no tuvo mucha más historia: tomamos el mismo camino hasta Clontarf y la esclusa 1, y desde allí de vuelta a Blanchardstown por el canal, para dar por finalizada la etapa a las 17:15h, cuando llegué a casa. Una etapa 100% asfalto, pero que disfruté enormemente.

Elapsed Time Moving Time Distance Average Speed Max Speed Elevation Gain
06:59:53 03:43:30 59.10 15.87 53.64 407.30
hours hours km km/h km/h meters
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , ,

29 feb 16 Etapa ciclista: Blackrock – Ticknock (27/02/2016)

El sábado 27 de febrero de 2016 volví a subir a Ticknock desde Blackrock. El parque de Ticknock ofrece infinidad de posibilidades de juerga ciclista, y con una sola excursión no iba a quedarme contento. Como en la ocasión anterior, tomé el cercanías desde Castleknock a Pearse a las 8:15h de la mañana, y luego el DART hasta Blackrock. Teníamos una mañana fría (en torno a 6ºC), aunque no tanto como en jornadas anteriores, en las que apenas se pasaba de 0ºC, y Ticknock se apreciaba cubierto de nubes. Pero al menos, no había viento. Una gran ventaja con respecto a la vez anterior.

La primera parte de la etapa fue coincidente con la anterior: R-113 hasta Leopardstown, y a la altura de Fitzsimons Wood me desvié a la izquierda para subir por Cabin Lane hasta Woodside Road. Allí varié la subida. En vez de tomar el sendero Dream Track, continué subiendo por la calle lateral de Woodside Road, con la idea de intentar alcanzar la primera de las torres de comunicaciones, y desde allí, subir a Ticknock. La calle tenía una pendiente criminal, con tramos del 17’4%, y acababa en una barrera que impedía el paso. Sin embargo, a la izquierda se abría una pista que, de nuevo, llevaba a Dream Track. Esta vez se encontraba señalizado con banderolas. Como pude ver algún tiempo después, ese día se disputaba una carrera de campo a través. Sin embargo, por suerte para mí, a esa hora aún nadie había llegado a ese tramo. Hice la subida señalizada hasta a uno de los caminos peatonales de Ticknock, y luego empecé a subir hacia Tree Rocks por la carretera. Sin embargo, esta vez decidí variar. Tomé a la derecha uno de los tramos señalizados para MTB: New Euro Trail. Un auténtico acierto.

IMAG1352.jpg

Alternando subidas y bajadas, bosque y campo abierto, ascendí hasta alcanzar el trazado antiguo del Wicklow Way. Allí volví a tomar el trazado MTB, que me llevó hasta las antenas de Three Rocks por una trialera espectacular para bicicleta de montaña, por un increíble pinar.

IMAG1353.jpg

IMAG1356.jpg

IMAG1357.jpg

Desde las antenas, y ya con corredores de campo a través, tomé el Euro Trail camino de Two Rocks, pero en vez de seguir por Metro 2 (por donde ascendí la otra vez), giré a la izquierda, siguiendo Euro, hasta llegar de nuevo a la pista peatonal principal. Una vez allí, no tuve más que ascender de nuevo hasta Three Rocks por la pista, encontrándome, esta vez, a muchos más corredores de fondo.

Pasado Three Rocks, me paré al comienzo de la bajada de Metro 1. Esto había que disfrutarlo. La vista, una vez despejadas las nubes, era preciosa.

IMAG1360.jpg

Y luego, la bajada. Embarrada, pero me había preparado para ello, reemplazando en la trasera la Larsen TT de verano por una Hutchinson Toro. Aun así, tuve un par de percances, en forma de caídas que a punto estuvieron de hacer que me estampara contra sendos pinos.

IMAG1363.jpg

Una auténtica pasada. Lo malo vino al llegar abajo. Me di cuenta de que había perdido por el camino mi sensor de cadencia. Me tocó desandar 1’2 kilómetros, hasta tener la enorme suerte de encontrarlo de nuevo. Es un sensor Ant+, de los que ya no se fabrican.

De nuevo en marcha, bajé por carretera hasta Blackglen Road, y desde allí, me encaminé a toda velocidad de nuevo a Blackrock. 33´4 kilómetros de bonita etapa.

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: 32’5 km
  • Distancia (según el GPS): 33’4 km.
  • Tiempo de etapa: 2h 36m 32s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 2h 53m 41s
  • Velocidad media: 12’8 km/h
  • Velocidad máxima: 54’4 km/h
  • Pulsaciones medias: 142 pulsaciones/min
  • Pulsaciones máximas: 173 pulsaciones/min
  • Consumo medio de calorías: 1646 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: S/D kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: S/D
  • Consumo total de calorías: S/D kcal
  • Índice IBP de dificultad: 62 BYC

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , ,

25 ene 16 Etapa ciclista: Leixlip – Lucan (24/01/2016)

Tras la trepidante etapa del sábado, el domingo 24 me fui a rodar tranquilamente con Ana por las cercanías de Blanchardstown. En esta ocasión elegimos un nuevo trazado de la guía de paseos por cursos de agua del este de Irlanda que ya utilizamos para la etapa del Dodder de la semana anterior.

IMAG1239-1.jpg

Esta semana estamos on fire

De nuevo volvimos a tomar el cercanías, si bien esta vez en dirección Maynooth, y con parada en la cercana Leixlip. Desde la estación bajamos hasta el pequeño pueblo de Leixlip, cuyo casco antiguo se alza junto a una curva del río Liffey, el río por excelencia de Dublín. Desde allí seguimos las indicaciones de Saint Catherine´s Park, por donde iba a transcurrir nuestro paseo. Dicho parque se extiende a ambos lados del Liffey, entre los condados de Fingal y Dublín, y es una zona tremendamente agradable para pasear. En la zona se tiene constancia de la existencia de aguas termales sulfurosas, que propiciaron la creación del cercano balneario de Lucan. En su momento eran famosas las emanaciones de olor a huevos podridos propias de las aguas sulfurosas. Hoy en día se sigue pudiendo apreciar dicho olor, pero por desgracia producido por una cercana planta de aguas residuales. A veces -contra lo que indica el dicho- cambia lo esencial y permanece lo accesorio.

IMAG1264.jpg

Al comienzo del parque pueden encontrarse las ruinas de la hospedería de Lucan Demesne. Fue contruida en torno a 1790, y destruida pocos años después en un incendio, para no ser nunca más reconstruida. Desde allí, girando a la derecha, se alcanza una pasarela sobre el Liffey, que permite transitar por su parte derecha, en un agradable paseo entre enormes hayas.

IMAG1241.jpg

Poco después se llega a un dique que, en su momento, permitía aprovechar las aguas del Liffey para suministrar energía a un molino. Hoy en día, con el molino ya desaparecido, se aprovecha la acequia principal para realizar piragüismo en aguas bravas. Ciertamente un buen reaprovechamiento del entorno, ya que por lo demás, el Liffey es enormemente tranquilo en esta parte.

IMAG1251.jpg

El camino termina junto al balneario de Lucan, junto a la carretera. De vuelta sobre nuestros pasos, y cruzando de nuevo la pasarela, es posible seguir por la margen izquierda del Liffey, hasta llegar al antiguo molino.

IMAG1256.jpg

…en claro contraste con la placidez que transmite el Liffey.

IMAG1259.jpg

Una vez superado el molino, es posible internarse en el bosque de Saint Catherine´s. Tiene fama de ser uno de los más antiguos bosques de Irlanda, en su mayor parte constituido por hayas, contra la presencia habitual de robles, que es más corriente en estas tierras.

IMAG1261.jpg

El camino, no mucho después, gira a mano izquierda, convertido en un sendero asfaltado que transcurre por medio de la floresta. Muy agradable para caminar, pero algo incómodo para el ciclista, si bien no por el firme, que es excelente, sino porque al ser tan estrecho obliga a molestar de manera continua a los peatones.

IMAG1263.jpg

El camino enlaza de nuevo con la entrada del parque. Por nuestra parte, dimos por finalizada la etapa volviendo a la estación de Leixlip.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , ,

24 ene 16 Etapa ciclista: Blackrock – Three Rocks – Ticknock Downhill (23/01/2016)

El sábado 26 de enero de 2016 me levanté temprano. Había llegado la hora de realizar una etapa que llevaba tiempo -en realidad, desde que me mudé a Dublín- deseando hacer: la subida a Three Rocks, una de las colinas que se alza al sur de Dublín. Lo de temprano se debe a que, cuando vives al norte de un sitio y tienes que subir a algo que está al sur de ese sitio, hace falta una buena logística. Y tiempo.

En lo referente a la logística, opté por partir desde la estación de DART (metro de superficie) de Blackrock, al sur de la bahía de Dublín. Eso implicaba coger el tren de cercanías desde Castleknock hasta la estación de Pearse, y desde allí el DART hasta la citada Blackrock. A las 8 de la mañana ya estaba en la estación. Poca gente a esa hora, y no demasiado frío. Pero hacía viento, mucho viento. Era la primera vez que realizaba el recorrido, y había preparado concienzudamente recorridos, trazados en GPX y memorizado el plano de la zona. Esto último afortunadamente no haría falta, ya que para ello llevaba dos GPS. O eso pensaba yo. Mi teléfono principal, que había puesto a cargar por la noche, estaba descargado. Y en cuanto al secundario, donde registro la etapa con los sensores ANT+, dudaba mucho que fuera a aguantar toda la etapa, mostrando además por pantalla el mapa de la zona. Por suerte había llevado la batería externa, y en el trayecto pude poner a cargar el teléfono. Aunque no dio para mucho: nivel de carga al llegar a Blackrock del 25%.

PICT0000.jpg

La mañana, que había estado soleada al salir de Castleknock se había ido cubriendo paulatinamente. Cuando bajé en la estación de Blackrock pude notar que el viento era allí aún más fuerte. Iba a ser un día largo. SObre todo porque iba a subir desde el nivel del mar hasta unos 550 metros de altitud. Todos juntos, uno detrás de otro. Divertido.

Empecé a rodar a eso de las 9:10h. Esa parte era fácil. Salir de la estación de tren, atravesar el pequeño casco urbano de Blackrock y tomar la R-113, carretera de Leopardstown, hasta el pie de la colina. Subida lineal, progresiva, hasta superar la M-50 y llegar a Sandyford. Y desde allí, ya veríamos.

IMAG1227.jpg

Estos primeros 7 kilómetros de etapa no presentaron mayor dificultad, salvo por el viento lateral que, a poco que salías a espacios abiertos, empezaba a resultar una persistente molestia. Eso y procurar no desorientarme en el recorrido. Hasta el momento era fácil, pero una vez llegué al parque de Fitzsimonds Woods, tuve que hacer algo contraintuitivo: abandonar la R-113, girar a la izquierda y luego a la derecha (más adelante pude ver que mi instinto estaba acertado, ya que el camino normal para subir a Ticknock es seguir recto por la R-113), para tomar el ascenso de State Cabin Lane, un extraño híbrido entre calle y carretera rural, con preciosas cercas de piedra cubiertas de musgo a pie de asfalto, bonitas casas, y una pendiente que para sí quisieran algunas carreteras de montaña. La cosa empezaba a ponerse seria. Y aún iba a ponerse más serie, cuando llegué a Woodside Road, que no tardaría en abandonar para tomar una empinada senda, que transcurría entre tojos: Dream Track.

IMAG1228.jpg

Alguien tenía sentido del humor. Dream Track. Una subida entre tojos, estrecha, rota, chorreante de agua y con bastantes peñascos y agujeros. Divertida para bajar -tengo que admitirlo- con una doble y bastante sangre fría, pero un espanto para subir, aún con una rígida bastante ligera. Sobre todo cuando te equivocas -o sigues una senda de cabras- que más que subir había que escalar. Sobre todo si tienes en cuenta que subes un desnivel de 150 metros en poco más de 1 kilómetro. Eso, y que ya has sobrepasado la primera de las antenas del cerro.

IMAG1229.jpg

Seguí con la subida -o más apropiadamente, con la escalada- por el sendero, las más de las veces arrastrando la bici que montado sobre ella, hasta que al fin alcancé la una de las sendas del parque de Ticknock, en el que se encuentra la cima de Three Rocks. Al fin un respiro.

IMAG1231.jpg

Más de lo que esperaba, de hecho, ya que pronto comencé un divertido descenso, hasta enlazar con la carretera de las antenas. Tocaba disfrutar un poco del descenso, aunque eso suele ser algo malo cuando su objetivo es una cima. Una cima con antenas, para más señas.

Y claro, no tocaba otra que subir. Una subida espectacular, entre un bosque de pinos, por una pista asfaltada en mitad de un parque urbano. Tráfico cero, sólo deportistas. Y una pendiente del copetín. A tirar de platillo. Y no era para menos, ya que en algunos momentos las rampas llegaban a ser de un impresionante 17%.

A medida que iba subiendo pude ver la colina de Three Rocks y el parque de Ticknock en toda su gloria: gran cantidad de sendas, algunas para peatones y otras para ciclistas, vegetación cerrada que, poco a poco, dejaba ver pistas en todas direcciones. Y poco a poco, el bosque, que dejaba nuevo paso a una vegetación rala, apenas unos arbustos que no levantaban un palmo del suelo.

PICT0003.jpg

Llegué a la primera cota de la jornada -Three Rocks, 441m- a la hora y diecinueve minutos de etapa. Primer objetivo superado.

IMAG1232.jpg

Hay que admitir que Three Rocks no es muy impresionante. Apenas un grupo de grandes bloques pétreos, que se dicen que forman parte de un viejo túmulo celta. Puede ser. Lo que de verdad impresiona son las vistas, ya que por primera vez tienes la oportunidad de contemplar, al sur, la mole volcánica de las Montañas Wicklow, y al norte, la Bahía de Dublín. Pero en ese momento lo que más impresionaba era el viento. Soplaba como si quisiera anunciar el fin del mundo.

IMAG1234.jpg

Continué mi avance camino de la segunda cota de la jornada por una pista de grava en bajada, que me llevó de nuevo a bordear el bosque. Desde allí tomé la senda ciclista Metro 2. Y esto es importante: una pista exclusiva para ciclistas. Y es que en el parque de Ticknock están habilitando… ¡un bike park!

IMAG1236.jpg

Lo malo para mí es que tomé la pista en sentido contraria. Quienquiera que la haya diseñado la había hecho pensando en recorrerla en sentido antihorario, y yo la estaba recorriendo en sentido horario. Eso quería decir que estaba subiendo por donde se suponía que había que bajar. Y se notaba en los saltos que se habían realizado en la pista. Excelentes para molar bajando, pero complicados de subir. Así que en algunos tramos tocaba buscarse las habichuelas fuera de pista. Pero aun así, qué virguería.

PICT0007.jpg

Seguí ascendiendo por Metro 2 hasta llegar a su cota máxima, de nuevo por encima del bosque, y otra vez con una vegetación rala azotada por los vientos. Podía ver Three Rocks, allí a lo bajo. Lo malo es que mi objetivo era Two Rocks y el Fairy Castle, y eso implicaba seguir subiendo. En esta ocasión, por un sendero que ascendía por una turbera que, chorreante de agua, hacía que me hundiera en ella hasta los tobillos.

Porque no quedaba otra que subir andando. En bici ni por casualidad, aunque el sendero estaba lleno de marcas de ruedas, que sin lugar a dudas eran de bajada. Y mucho valor había que tener, dicho sea de paso.

PICT0011.jpg

No llegué a Two Rocks. Al menos, no hasta el pie. Llegué hasta un nuevo sendero junto a más ¿túmulos? que conducía a Three Rocks junto a unos postes de piedra. Uno de los GPS se había quedado sin batería, y el otro -el ANT+- anunciaba que sólo le quedaba el 14% de carga. Y ya estaba más que harto de la turbera, del viento y de la madre que los parió. Tomé el sendero hacia Three Rocks, plagado de hoyos, piedras, charcos y esos raquíticos arbustos, hasta que salí a otro sendero en mejor estado, con bastante concurrencia de senderistas, hasta que llegué de nuevo a Three Rocks. Tocaba bajar. Y me había dejado lo mejor para el final: la bajada Metro 1 de Ticknock, diseñada para el Bike Park. Una pista sinuosa, que transcurría por pleno bosque de pinos, hasta el mismísimo punto donde había empezado a subir por asfalto. Bajé sillín, y me dispuse a pasarlo bien:

Y ya lo creo que lo pasé bien. 11 minutos largos de divertidísimo descenso, con barro, piedras, pinos, curvas y contracurvas, saltos y cruces, que harían la delicia de cualquiera. De cualquiera al que le guste esto, claro. :mrgreen: Pero -de nuevo- mejor con una doble que con una rígida con Larsen TT de 1.9” en la rueda trasera.

De nuevo en la carretera, tocaba apretar. La batería del GPS no iba a durar mucho, y tampoco quería perder el tren. Terminé de realizar el descenso del parque de Ticknock hasta salir de nuevo a la R-113. Desanduve el camino hasta llegar de nuevo a Blackrock, justo con 5 minutos de margen para coger el DART hasta Pearse. Cubierto de barro y de restos podridos de agujas de pino. Pero feliz y contento. Habían sido 29’3 kms. de etapa en 2:13:02, con 695 m de desnivel acumulado.

IMAG1237.jpg

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , ,