msgbartop
Lasciate ogne speranza, voi ch’intrate
msgbarbottom

22 ago 16 El último viaje de la plegable

Este artículo no se tenía que titular así. Tendría que haber sido un artículo más de la serie de artículos de mejoras en la plegable que, entre unas cosas y otras, había estado postponiendo.

Un artículo en el que iba a hablar del trabajo de colocación del adaptador para el cambio delantero Dura Ace, que me permitió poder usar los dos platos Mavic Starfish, y la recuperación de la segunda maneta de cambios que tenía guardada desde hacía ya tantos años…

IMAG1673.jpg

IMAG1675.jpg

IMAG1677.jpg

…en el que iba a hablar del cambio de tija de acero por una de aluminio, el fallo al encargarla en el diámetro correcto (30’4mm frente a 34’5), y el trabajo de fabricar un nuevo adaptador, así como el nuevo sillín Selle…

IMAG1730.jpg

IMAG1770.jpg

IMAG1771.jpg

…y cuando tuve que encargar una nueva potencia, porque había partido la bisagra de la potencia de fábrica, el cómo averiguar un adaptador de cuadro de 1´´ de rosca a potencia ahead, y el trabajo de adaptación del mismo para que el resultado final fuera lo más compacto posible. Además del nuevo manillar, todo ello en aluminio…

IMG_20160722_184538418.jpg

IMAG1741.jpg

IMAG1777.jpg

IMAG1778.jpg

…además de algún que otro trabajo de repaso de pintura, que me habían permitido dejar la bici en un estado excepcional, y ligera, mucho más ligera, pese a los guardabarros metálicos y el transportín:

IMG_20160819_185328.jpg

IMG_20160819_185506.jpg

Hoy era el primer día que hacíamos un viaje juntos de cierto empaque, vuelta del trabajo tras mis vacaciones, y paseo con Ulises por el parque. 9 kilómetros, un recorrido convencional, en el que había disfrutado de cada metro, de cada pedalada, de la firmeza de la nueva potencia, acostumbrado a la holgura que siempre había tenido la anterior, a los platos Starfish 53-39, combinados con el cambio de 7 velocidades que permitían superar cualquier cosa, además de rodar a un ritmo endiablado para una 20´´. Y encima, con una tarde magnífica en este verano irlandés que más parece un otoño andaluz. Un viaje magnífico, hasta que me percaté del desastre:

DSC00414.jpg

Había partido el cuadro de aluminio en el punto de inserción de la tija. Culpa mía y de nadie más. La tija, además de ser estrecha, era corta, pese a los 450mm de longitud. No la había introducido lo suficiente en el cuadro, y con ello había partido el aluminio. No era la mejor bici del mundo, pero en estos 11 meses escasos -ni al año me ha llegado- le había tomado cariño.

Adiós, amiga mía. Ya nunca nos iremos de alforjas como había planeado, por los Campos de Castilla, la campiña andaluza, o los montes de Galicia. Ya nunca nos recorreremos la salvaje costa atlántica irlandesa, ni acamparemos en el Anillo de Kerry. Aunque nunca se sabe. Quizás, como al hacha de mi abuelo, a la que mi padre le cambió el mango y yo le he cambiado la hoja, quizás tengamos una segunda oportunidad. Mientras tanto, hasta siempre.

Elapsed Time Moving Time Distance Average Speed Max Speed Elevation Gain
00:33:05 00:32:44 9.30 17.04 33.48 29.40
hours hours km km/h km/h meters

Y hoy, incluso, habíamos hecho un buen tiempo. Segundo mejor tiempo de vuelta a casa de toda la serie histórica. Gracias por estos 2.130,5 kms juntos.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , , , ,

19 jun 16 Etapa ciclista: La Bastida – Los Toros – Trassierra – Torre Horia – La Albaida (12/06/2016)

El domingo 12 de junio, aprovechando el viaje que hice a Córdoba para el bautizo de mi sobrina Helena, hice una nueva salida ciclista por Sierra Morena. Lo que en un principio parecía que iba a ser una etapa en solitario se transformó en una bonita salida en grupo, gracias a Antonio, compañero y amigo bartocalvo, que tuvo a bien invitarme a una salida con su tío y unos amigos. Lo interesante del asunto es que me enteré a las tres y media de la madrugada, al volver de la fiesta posterior al bautizo. ¡Etapa con salida a las 8:30h en El Higuerón! Así que con poco sueño y menos descanso en mi haber, salí de casa recién pasadas las 8:00h, para encontrarme con mis compañeros de etapa en el punto de comienzo.

Tomé el camino del Canal para llegar hasta la carretera de Medina Azahara. Ahí bajé a la carretera de Palma, y no tardé mucho en encontrarme con mis compañeros de etapa, que ya me esperaban. Salimos raudos, para intentar aprovechar la mañana, ya que el día apuntaba a que iba a ser caluroso, aunque no tanto como lo habían sido los días previos en Córdoba, frisando ya los 40ºC en las horas centrales del día. Algo que, tras casi un año en Dublín, para lo que estoy perdiendo la costumbre. Y es que la etapa se aventuraba larga: subida de los Toros, si bien por una variante que no conocía, parte alta de La Canchuela, y tal vez Valdejetas. Buen reto.

Seguimos por la carretera de Palma hasta girar a mano derecha por la Canchuela, que abandonamos para seguir por el Canal en dirección a Almodóvar. Sin embargo, tomamos una subida para mí desconocida sobre el terreno, pero que me sonaba en el mapa: La Bastida. Dejamos el Canal a la altura de unas canteras mozárabes (km 19 de etapa para mí), y tomamos una pista que ascendía con unas rampas medias del 9%, pero que en determinados ratos llegaban al 14% de desnivel. Esta primera subida fueron 2’2 km de subida, en los que subimos desde los 115 metros a los 306 metros, donde llegamos a una pequeña meseta, para ascender de nuevo un pequeño repecho, justo tras lo cual abandonamos la pista que llevábamos, girando a mano izquierda, justo a la altura del cortijo de La Bastida, y en la que iniciamos un trepidante descenso hasta el arroyo Guadarromán.

DSC00403.jpg

Y tras la bajada, la no quedaba otra que ascender una brutal subida -de nombre la V- de 500 metros con rampas de nuevo superiores al 15%. Terminada la subida llegamos a portela en una cancela a mano derecha que, entre vacas, nos permitió llegar a una segunda cancela, para seguir nuestro camino. Pasada la cancela, y en permanente ascenso, llegamos a una bifurcación que tomamos por la izquierda, pero que se volvía a unir algo más adelante. El paisaje había cambiado de bosque mediterráneo a dehesa ganadera, y en ese tramo la pista estaba bastante polvorienta y algo suelta, y costaba un poco rodar sobre ella. Siempre siguiendo por esta pista, llegamos a un segundo cortijo y, algo más adelante, acabamos saliendo a la subida de Los Toros. Justo a punto para empezar la subida del cortijo de La Porrada. Llevábamos ya 27 kilómetros de etapa, y aún quedaba la subida más brutal -a la postre- del día.

Giramos a mano derecha y enfilamos la subida de La Porrada, que acabaríamos culminando a las 10:35. Seguimos hacia la entrada de Valdejetas, aprovechando Antonio y yo en este trazado en descenso nuestras dobles, ya que nuestros compañeros venían todos con rígidas de 27’5 o 29”, y en este trazado las nuestras marcaban la diferencia. Cuando llegamos a Valdejetas decidimos ir por la vía rápida hacia Santa María de Trassierra. Dos de nuestros compañeros habían realizado el día anterior una etapa de carretera de 90 kms., y en el día de hoy venían algo justitos. Teniendo en cuenta que contaban con una edad que rondaba las sesentena, no puedo decir más que automáticamente se habían convertido en mis héroes.

Dicho lo cual, tomamos la vereda de La Canchuela hasta llegar a la pista del Salado, que cogimos para llegar, a las 11:15h, a Santa María de Trassierra. Allí hicimos una parada para desayunar en un bar, antes de seguir con nuestra etapa.

IMG_20160612_114750393.jpg

Era hora de volver a Córdoba. Tras comentarlo, decidimos probar a seguir una senda que, en paralelo a la carretera de Trassierra, uno de nuestros compañeros de etapa había visto en alguna ocasión. Yo recordaba esa pista de hacía muchos años, al menos 15. Y también recordaba que llevaba casi tantos años cerrada por una verja por el dueño de la finca colidante, así que no esperaba gran cosa de esa senda. Error. Es cierto que la pista que recordaba había sido cercada, pero posteriormente se abrió una senda -señalizada además con postes blancos y amarillos- que bordea la cerca y que conduce, entre arboleda y con divertidas subidas y bajadas, hasta la entrada de la urbanización Torre Horia. Una buena alternativa para llegar rápidamente hasta la entrada de Bosque de Fangorn.

En esta ocasión optamos por subir por la pista de cemento hasta la altura del Mirador de las Niñas. Y aunque tenía ganas de hacer un Montecobre Express, iba ya con algo de prisas a esas alturas de la jornada, así que me decidí a bajar por la carretera de La Albaida, con dos de mis compañeros. Antonio y su tío, por su parte, bajaron por la carretera de San Jerónimo hasta El Higuerón. Nosotros hicimos un rápido descenso hasta el Tablero, donde me encaminé a casa, dando por terminada la etapa a las 12:45, tras 54 kilómetros de divertidísima etapa por Sierra Morena. ¿Cuándo podré repetir? Espero que pronto, ya que fue una excelente etapa en aún mejor compañía.

Los datos de la etapa son los siguientes:

  • Distancia: 54’1 km
  • Distancia (según el GPS): 54´139 km.
  • Tiempo de etapa: 3h 38m 5s
  • Tiempo desde el inicio de la etapa: 4h 35m 56s
  • Velocidad media: 14’9 km/h
  • Velocidad máxima: 72’4 km/h
  • Pulsaciones medias: 140 pulsaciones/min
  • Pulsaciones máximas: 178 pulsaciones/min
  • Consumo medio de calorías:1709 kcal/h
  • Consumo máximo de calorías: S/D kcal/h
  • Tiempo en zonas de pulsaciones: S/D
  • Consumo total de calorías: S/D kcal
  • Índice IBP de dificultad: 90 BYC
Elapsed Time Moving Time Distance Average Speed Max Speed Elevation Gain
04:35:56 03:38:05 54.13 14.89 72.36 825.10
hours hours km km/h km/h meters
VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , , , ,

17 jun 16 Mejoras en la plegable (II)

El pasado 6 de enero de este año escribía acerca de una serie de mejoras que había incorporado a mi bicicleta plegable de 20´´. Pues bien, aquí tenemos un nuevo capítulo de mejoras. Aprovechando el viaje a España de la semana pasada me traje a Irlanda algún material que tenía por casa: en concreto, un juego de platos Mavic de bicicleta de carreras, que hace ya largos años me regaló mi amigo Carlos Diz, y que estaban criando polvo desde entonces.

IMG-20160613-WA0000.jpg

Unos magníficos platos, si bien ya veteranos, aunque con poco uso. Nunca llegué a emplearlos porque eran un descomunal 53-38, nada adecuado para una bicicleta de montaña. Sin embargo -pensé-, ¿por qué no montarlos en la plegable? Sobre todo porque desde hacía tiempo venía notando que el plato único de 42 dientes se me quedaba algo pequeño.

Así que esta semana me he decidido a montarlo. Por desgracia el eje del pedalier de la plegable era demasiado corto, y las bielas tropezaban en las vainas inferiores del cuadro. Junto con los platos también venía un excelente eje de pedalier, pero por desgracia era de rosca italiana, y no era compatible con el cuadro. Así que no me quedó otra que pedir un buje Shimano sellado de 127 mm.:

IMAG1546.jpg

Ayer por la noche, tras un largo -larguísimo- día de trabajo me puse a montarlo. Costó un poco sacar el eje antiguo. Que por cierto, era de los antiguos de verdad. Nada de eje sellado, no: núcleo de acero y rodamientos. Pero una vez hecho fue cosa de limpiar, poner de manera abundante grasa, y montar:

IMAG1550.jpg

Después de eso, era solo cuestión de montar el juego de platos. Y el resultado es… llamativo:

IMAG1541.jpg

IMAG1542.jpg

Casi es más grande el juego de platos que las ruedas de la bici. :mrgreen: Hoy ha sido el primer día (quitando las pruebas iniciales con el eje del pedalier original) que he montado con los nuevos platos, y el cambio es espectacular. Temía que mover un 53×11 fuera demasiado, pero se compensa en gran parte por el menos diámetro de las ruedas de la plegable, así que la sensación (y la distancia recorrida por pedalada) es apenas algo inferior a la que se haría en una bicicleta de montaña con un plato de 42×11. Obliga a jugar un poco más con los piñones grandes, pero también es cierto que antes apenas usaba más allá del tercero del juego de siete.

Los más observadores habrán notado que falta algo: el desviador delantero. Y es que, en efecto, la bici no los traía, al ser monoplato. Y en este momento no lo tiene. El problema viene motivado por lo siguiente: el tubo de asiento tiene un diámetro superior a lo normal, de 40mm. Esto provoca que no se pueda utilizar un desviador normal, ni de montaña ni de carretera. Y eso que tengo uno de cada: un desviador Dura Ace que venía con el plato, y mi viejo desviador Deore de la Fuji.

IMAG1543.jpg

Por suerte, existe una solución. El desviador Dura Ace se ancla al cuadro con un adaptador específico, y he podido encontrar a través de AliExpress un vendedor de estos adaptadores para cuadros de 40mm. que, además, tiene terminación para el cable del cambio.

IMG-20160613-WA0008.jpg

He encargado uno, pero siendo AliExpress y viniendo desde China, no creo que llegue antes de agosto. :( Así que mientras tanto tocará ir con un único plato y, en caso de que sea necesario, cambiar a mano del 53 al 38 y viceversa. En cuanto a la maneta, sigo teniendo la maneta de puño para el plato. Cierto es que es de tres platos, y sólo voy a tener dos (aunque, sorpresa, me he dado cuenta de que las bielas tienen los anclajes para un tercer plato), pero nos podremos apañar con ello. :)

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)

Etiquetas: , , , , ,

12 jun 16 Fuente del Elefante, Trassierra

image

La réplica, obviamente. Hoy he disfrutado de una excelente etapa con Antonio, su tío y unos amigos de éste  54 kilómetros por Sierra Morena. Y es que este fin de semana hemos venido a Córdoba para el bautizo de mi sobrina (sí, ya soy padrino). Y ya que estábamos aquí, no podía menos que realizar una bonita etapa en casa. Y lo ha sido, vaya que sí.

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , ,

07 jun 16 Navegación a vela en Malahide

Las últimas semanas he estado haciendo mis primeros pinitos en una afición que he descubierto en Irlanda: la navegación a vela. Todo empezó hace algo más de un mes, cuando Ana y yo asistimos a una actividad de los Boy Scouts de Blanchardstown en el estuario de Malahide. Los nenes tenían que ganarse sus insignias de agua, y para ello se había organizado una actividad en la escuela de navegación de Fingal, sita en el estuario de Malahide. Si bien a esa actividad iba de mera comparsa, pude descubrir que la navegación a vela me llamaba mucho la atención. Y si nenes tan pequeños podían hacerlo (tanto solos en pequeños veleros de tres metros y medio como acompañados en uno más grande, de cinco metros), ¿por qué no iba a poder hacerlo yo? Así que me decidí a preguntar, y el importe de los cursos me sorprendió: lecciones de 3 horas 1 a 1 con un profesor por 50 euros, y clases de grupo de 3 horas por 25. Y es que esperaba que fuera a ser mucho más caro. Así que algunas semanas después me decidí a tomar una clase. Acudí acompañado de Marco Bonezzi, uno de los amigos que he hecho en Irlanda, y que también es un ex-GMV.

IMG-20160522-WA0013.jpg

El día en lo climatológico fue un disparate: lluvia torrencial al comienzo, ventolera disparatada, sol de verano, calma chicha, nublado y vuelta a llover. Pero la actividad fue enormemente divertida. Empezamos con los Laser Pico, pequeños veleros de 3’5 metros de eslora, para 1 o 2 pasajeros. Pequeño, pero enormemente rápido con algo de viento. Volaban. Y tanto volaban que el monitor tuvo que reducirnos el tamaño de la vela, porque en un momento dado no hacíamos sino zozobrar.

IMG-20160522-WA0015.jpg

Luego la cosa se calmó bastante, y pudimos incluso disputar una mini-regata, en la que tengo que admitir que Marco me barrió. :D Unas horas muy aprovechadas, y que no podía menos que intentar repetir.

2016-05-21 14.27.14.jpg

La oportunidad se presentó de nuevo el pasado sábado, 4 de junio. Varios compañeros de IBM, a los que había hablado de la actividad, me llamaron para ir con ellos, y no podía sino apuntarme. Esta vez la actividad fue algo distinta: como íbamos 4, el monitor nos embarcó a todos en el velero más grande, el Laser 16, de 5 metros de eslora, y adecuado para 4-5 tripulantes, como era nuestro caso. El día fue mucho mejor en lo climatológico, con un sol radiante, y una brisa más o menos constante de levante. Muy divertido para navegar, pero mucho más calmado que el disparate del primer día. Eso sí, lo disfruté como un enano. Y esta vez me acordé de llevar la GoPro china, con la que pude realizar algunas tomas curiosas, como por ejemplo una virada por avante (contra el viento, o tacking en inglés)…

…o por redondo (a favor del viento, o jibbing):

La jornada estuvo rematada con unas hamburguesas en el centro de Malahide, acompañadas del otro descubrimiento efectuado en Malahide: las cervezas St. Mel´s Brewery. Son unas cervezas artesanas irlandesas que no puedo menos que recomendar.

St. Mel´s Brewery

St. Mel´s Brewery

En concreto, degusté tanto la Brown Ale como la Pale Ale, y aunque es difícil decir cuál de las dos es mejor, me quedo con la primera, pero por poco. Si no las conoces, ¡ya estás tardando en probarlas!

VN:F [1.9.20_1166]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)

Etiquetas: , , , , , ,